El proceso de bautizar a una banda es uno de los más tortuosos en el métier del rock, incluso más que el de componer, el de tocar en vivo o el de despertar al baterista. Según un estudio totalmente científico, los integrantes sugieren entre 300 y 500 combinaciones de palabras que son descartadas antes de encontrar aquella que reúna los requisitos -gancho, originalidad, cancherismo, etc.- para dejar a todos contentos. Y a partir de ahí puede surgir otra dificultad: que alguien a 7000 kilómetros haya tenido la misma revelación pero antes, con lo cual ese nombre maravilloso que tanto nos gustaba deberá ser tirado a la basura y todo empezará de nuevo.

Hoy, Internet mediante, uno se puede enterar muy fácilmente si otro grupo en México, Inglaterra o Kazajistán eligió el nombre que tanto le gustaba. Sin embargo, en la prehistoria analógica era bastante más complicado enterarse, y las repeticiones eran más habituales. Así es como tenemos varias bandas que se llaman exactamente igual que otras más conocidas: todo un desafío para esos coleccionistas enfermizos que de repente se encuentran con un disco de su artista favorito que ni sabían que existía y gastan medio PBI en comprarlo para finalmente decepcionarse al comprobar que se trata de un homónimo. 

Fuente: https://silencio.com.ar/play/listas/8-bandas-desconocidas-que-se-llaman-igual-que-otras-famosas-nombre-48899/