¿Y estás dispuesto a renunciar a la deformidad?
Eso es algo tremendo también, porque lo deforme, lo raro para la gente, es la profundidad, lo real y lo cálido. Hay gente que no habla profundo, que es superficial, pero porque nunca le enseñaron a charlar con profundidad, a irse por las ramas y a imaginar. Y siento que mi público, el público que me entiende, es profundo, tiene la capacidad de etender ese mensaje que está medio encriptado, aunque no esté tan encriptado para mí. Cuando hablo con gente que me quiere pero no me entiende, que hay una bocha, me doy cuenta de que estaba encriptado el mensaje (se ríe).

¿Cuál es el mensaje de CA7RIEL como proyecto artístico?
Muchos mensajes. Hubo un mensaje muy parecido mucho tiempo. Cuando me costaban las cosas, el mensaje era que las cosas me cuestan; ahora que me cuestan menos que antes, el mensaje es ese, que las cosas me cuestan menos. Si estoy enojado, es un mensaje de enojo. En esa profundidad que tengo pueden aflorar todos mis sentimientos, la paleta de colores. Me interesa que mi cuadro tenga muchos colores y si tiene un color solo, que sea muy fuerte.

En tu propuesta hay un exceso de estímulos, desde sonidos hasta referencias en las letras y los colores de tus videos. Y eso a veces es entendido más como escapismo que como profundidad.
La persona que piensa eso simplemente no me entendió. Vos te podes juntar con una persona en la panadería, te la cruzás y puede haber la mejor onda de una o la peor, pero conocer en profundidad puede llevar horas de charla. Y comprar otra personalidad es todo un flash, porque ahora yo soy un producto. Me podés buscar en YouTube así como buscás un paquete de arroz de tal marca en el supermercado. Es fácil acceder a mí música, pero no tienen por qué comprarla todos. Es la realidad, hay productos que son hits y otros que son esenciales que no son hits. Marcas de arroz hay un montón, pero ninguna está re pegada como la Coca-Cola. Yo me siento un paquete de arroz premium. Y también hay gente que me come con mucha hambre, eso es muy bueno. La gente que consume a CA7RIEL me devora; eso me llena mucho. No es la media. La gente que me disfruta, me disfruta mucho, me lo comunica, así como comunico yo. Algunos me dicen que abrieron los ojos gracias a lo que escribí… Es una buena forma de cambiar el mundo, una pequeña semillita.

¿Cuánto te costó aceptar qué sos un producto más de la cultura de masas aunque hagas arte?
Y… Eso un análisis social del que un día te cae la ficha. A mí me pasaba a raíz del sufrimiento que viví primero. Me preguntaba “¿Cómo que no tengo plata?”. Cuando era niño tenia que ir a buscar el dinero, hasta que empecé a darme cuenta de que con mis canciones ganaba lo mismo que juntando mierda en un geriátrico. Porque esa es la realidad: yo levantaba mierda en un geriátrico. Y cuando me llegó mi primer sueldo de músico, que era igual al que ganaba en el geriátrico, me dije “A partir de acá soy invencible. Si con mis canciones me puedo comprar la comida y pagarme esa casa de mierda, soy yo”. Y ahí no paré hasta el lugar donde estoy ahora, que estoy re piola. Pero bueno, el ser humano tiene esa maldita mierda de que siempre quiere más. ¿Qué es más? No sé qué es más, pero quiero saber adónde me lleva todo esto.

Hasta ahora te llevó a un lugar de aceptación extraño: te quieren los rockeros y los traperos también. ¿Por qué creés que ocupaste ese lugar?
Porque soy un chamuyero. Puedo hablar con cualquiera: con las señoras, los señores, los niños… les saco data a todos. Soy como un espía de los seres humanos, porque los espío y me sirve para entenderlos. Soy hijo de la generación del rock, por eso lo entiendo y puedo entender ese idioma, pero me queda corto porque esa generación muere, es la generación de la merca y ahora estamos en la generación del porro. Estamos todos unidos. La merca divide y el porro une. Entonces, todos los viejos me avalan diciendo que ven en mí algo muy puro y los niños jóvenes también. Yo estoy en el medio, tengo 26, y me puedo comunicar entre los dos mundos. A todos los chamuyo, los compro para que me compren a mí.

¿Decir que esta es la generación porro no es un poco naive? Hay más cosas que el porro…
¡Hay un montón más! Pero la etapa de la merca está por terminar, eso seguro. Y eso es también porque la generación grande, todos los viejos, nos dicen a nosotros que no consumamos eso, que no seamos como ellos, cuentan pestes. Cuando me junto con Fito o con Dante, me cuentan cosas que pasaron en su época y lo miran con malos ojos realmente, como mucha traición, mucha manija… Era la época de los managers que hostigaban a los artistas. Y ahora no es tan así. De a poco está muriendo todo eso y es una generación más del amor, más unida, porque los tiempos cambiaron, guacho. Nos damos cuenta de que el ser humano está destruyendo todo y no queda otra que ponerle la mejor. No se puede hacer mucho más que vivir la vida de uno con el mayor amor posible, los jóvenes y los viejos.

Volvemos a lo de hacer música como semillita para cambiar el mundo. No es algo menor.
Hacer canciones no es algo menor. Lo único que sé hacer es música y me siento blessed. Es algo a lo que le metí y me va piola, pero todo es muy importante. Un médico que salva vidas, el que hace edificios salva vidas… todos tienen su poder. También podés destruirlo si haces cosas… No quiero tirar la pálida, pero si hacés cosas muy simples, aspirás a que la gente sea muy simple, fácil de engrupir y de manejar. Entonces, es un granito de arena para que todos sean iguales y del mismo color, identificables, como piezas de un rompecabezas. Cuanto más simple sea lo que consumís, más simple vas a ser vos. Y hay una trama, algo macabro ahí atrás de la industria, que para vender más hay que hacer cosas simples. Cuánto más simples, para mí, menos pensás y menos imaginación tenés; cuanto menos imaginación tenés, menos te imaginás que te están cagando, y sos más boludo y te cagan de todos lados. Desde un gobierno hasta el que te caga en la panadería porque te da mal el vuelto, es porque sos simple y no pensás. Podés ser una semillia buena o una semillia mala. Una misma herramienta la usás para consutruir o para destruir.

Fuente: https://silencio.com.ar/entrevistas/en-profundidad/ca7riel-es-dificil-ser-aceptado-siendo-distinto-48874/